SUSURROS | ivars, 1996

SUSURROS, 1996

[Per amor al art. Encuentro de acciones y performances. Palma de Mallorca]

https://www.joaquinivars.com/ver-proyecto/susurros-ivars-1996-2/

.

Durante todo un día, recorro en un coche de alquiler, suministrado por la organización del evento, las calles del centro y de numerosos barrios de la ciudad de Palma de Mallorca. Voy solo en el vehículo, sin compañía alguna, y conduzco todo lo lentamente que el tráfico me permite sin producir ninguna retención ni atasco. El automóvil va dotado de un sistema rudimentario de megafonía: un par de megáfonos sujetos a la baca del vehículo (un artilugio utilizado por los sindicatos de la época para proferir sus eslóganes en sus campañas reivindicativas, y prestado por alguno de ellos para esta ocasión). En el casete del coche se reproduce a todo volumen un discurso artístico escrito por mí hace unos meses; se escucha de manera potente gracias al sistema de amplificación del sistema de audio y de los altavoces situados en la parte superior del vehículo. En las dos ventanillas traseras del coche se pegaron, mirando hacia el exterior, sendas cartelas que decían NO PRESTE ATENCIÓN, con letras mayúsculas y bien distinguibles a una cierta distancia (la de un peatón caminando por la acera, por ejemplo). La locución emitida había sido registrada en un estudio de grabación. Se trata de la voz de una mujer, y el tono con el que se va relatando el discurso artístico es susurrante, como la de alguien que quisiese transmitirte algo al oído sin que los demás pudiesen compartirlo o la de quien quiere ofrecer un modo más íntimo a su modo de explicar algún acontecimiento. La situación durante el recorrido por las calles resulta extraña: un volumen muy alto para emitir un discurso nítidamente grabado, pero apenas susurrado y prácticamente incomprensible para cualquier viandante que anduviese cerca. Muchos de ellos se vuelven hacia sus espaldas al oír el sonido en busca de una explicación a esa disfunción sonora, algo que se multiplica mediante el efecto doppler cuando la velocidad alcanzada por el vehículo distorsiona aún más la percepción de un discurso que siempre resulta incomprensible.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies